¡Me acosan en internet!: una guía de acción y reacción para protegerte del acoso

Hay muchos manuales para prevenir el acoso, y muy pocos para resolver la situación una vez que ya estás en ella. Intentamos cubrir esa ausencia con este documento. Si tienes sugerencias para ampliarlo, o alguna pregunta, no dudes en contactarnos.

Cada situación es única. Algunos acosadores son inofensivos y pueden ser espantados o bloqueados. Otros, son un verdadero peligro. En cualquiera de los casos:

NO ES TU CULPA

Es posible que te sientas indefensa pero no lo estás, puedes tomar medidas. Las siguientes son algunas:

  • Si te sientes cómoda con ello, informa a las autoridades de que estás siendo acosada.
  • Ten en cuenta que pagar o complacer las demandas del acosador no es garantía de que se detendrá.
  • No lo confrontes, ni en línea ni de ninguna otra manera. NO TE CONTACTES CON ÉL DE NINGÚN MODO.
  • Activa filtros en tu cuentas de correo para bloquear todas sus direcciones.
  • Bloquéalo en todas tus redes sociales, para evitar que te encuentre desde tu lista de amistades.
  • Depura tu lista de amistades en tus cuentas y bloquea a todos aquellos que no conozcas.
  • Configura al máximo todas las opciones de privacidad en tus cuentas.
  • Si sospechas de que has sido hackeada, cambia todas tus contraseñas por otras más fuertes que contengan letras, números y caracteres.
  • Considera empezar cuentas nuevas. Avisa a tus contactos que tu cuenta anterior fue violentada y que no deberían abrir ningún mensaje proveniente de ellas.
  • Pon contraseñas a todos tus dispositivos.
  • Tapa la webcam con un adhesivo.
  • Busca tu nombre en la web y activa alertas para que te avisen cualquier cosa que involucre tu nombre.
  • Considera avisar a tu entorno que estás siendo acosada. Eso prevendrá que haya otra víctima en tu círculo de amistades (y ayudará identificar al agresor si vuelve a atacar).
  • No respondas ninguna comunicación de ningún remitente que no conozcas, y revisa aquellos que parecen de fuentes conocidas (como Youtube, Google…)
  • Habla con alguien de tu confianza. No lo sufras sola.

Hablando con las autoridades

Si te sientes cómoda con ello, y hace alguna diferencia, reporta todo el caso a las autoridades. Algunos países (como España o Colombia) tienen leyes claras y efectivas contra el ciberacoso, ciberbulling, extorsión, doxing, venganza en medios digitales o difusión de información personal. Para ello:

  • Guarda todos los registros de contactos, correos y mensajes. Incluso las notificaciones que te envía Facebook o Twitter. Todos ellos guardan datos de las cuentas de origen.
  • Lleva una bitácora del caso. Detalla las circunstancias, las personas y redes involucradas, día y horas de los eventos. Eso te servirá de recordatorio cuando tengas que relatar los hechos.
  • Encuentra a alguien de tu entorno que te acompañe. Estos procesos son largos y emocionalmente agotadores, todo será más fácil si tienes a alguien a tu lado.
  • A veces el perpetrador comete sus fechorías en varios países, eso tiene la ventaja de que alguno puede tener leyes y criterios más severos.
  • Investiga por otras posibles víctimas. Entre varias, la posibilidad de éxito es más alta.

Tu celular (móvil) fue comprometido

Seguridad antes que nada:

  • Configura una contraseña
  • Atenta a las facturas de teléfono detalladas (algunas tienen registros de números y mensajes)
  • Considera una tarjeta SIM alternativa para hacer llamadas privadas
  • Se consciente de la proporción entre la conveniencia y la seguridad. Algunas apps son cómodas o divertidas, pero si te dejan (o a tus amigos) vulnerable, mejor habría que pensarlo. ¿Qué información recopila y con qué propósito?

Esconde tu ubicación:

  • Desactiva el GPS de tu móvil. Actívalo sólo cuando lo necesites
  • Desactiva la ubicación en todas tus redes sociales
  • Desactiva el GPS en tu cámara.

Proteje tus datos

Los celulares se pierden o se los roban con facilidad. Maneja tus fotos y videos íntimos con cuidado. Transfiérelos a sitios seguros lo más pronto posible. Mientras los tengas en tu móvil, mantenlos cifrados y tras una contraseña.

  • Desactiva el guardado automático en la nube. En los iPhone viene activado por defecto, en los Android hay que activar el servicio. De cualquier modo, revisa frecuentemente tus cuentas para saber que hay exactamente ahí.
  • Activa el reseteo remoto, de modo que en caso de pérdida puedas borrar los archivos almacenados en tu teléfono. Ojo que esto no afecta aquellos guardados en la tarjeta de memoria extraíble.
  • Borra todo antes de reciclar el teléfono. Si lo vas a vender o regalar, asegúrate de dejarlo en la configuración de fábrica y de formatear todas las memorias.

Redes Sociales

Sé cuidadosa con lo que compartes. Es fácil recopilar información a través de los sitios que te gustan, tu comida favorita, el lugar donde vives o la gente con la que tienes contacto. Trata tus correos, tus cuentas de Twitter o Facebook como lo harías con los números de tu tarjeta de crédito.

Registros:

  • Crea una cuenta de correos sólo para registros. Eso disminuirá el spam y mantendrá tu email personal a resguardo si el sitio donde te estás registrando no es cuidadoso con la privacidad
  • Deja en blanco todos os campos opcionales. No hace falta dar más datos de los estrictamente necesarios.
  • Usa una foto de perfil que no sirva para identificarte. Ni el sitio donde vives.
  • Elige un seudónimo que no sea personal y no de pistas de tu identidad. Considera uno de género neutro.
  • Revisa las configuraciones de privacidad. Sitios como Facebook las cambian constantemente. Revisa para que estés segura que todo está como debe. Algunos te dan la alternativa de revisar como verán tu perfil las personas que no tienen tu permiso o no has añadido como amigos
  • Usa sitios con buenas políticas de privacidad. Asegúrate de que tus proveedores o los servicios que usas tengan políticas claras de resguardo de tus datos, y de bloqueo de acosadores y abusos.

Comportamiento en línea:

  • Nunca publiques tus datos en línea ni difundas los de otros. A veces la gente pone sus números de teléfono en comentarios de Facebook sin darse cuenta de hasta que punto quedan expuestos
  • Haz búsquedas con tu nombre. Regularmente pon tu nombre en los buscadores y revisa que surge. Configura alertas.
  • Cambia tus contraseñas con regularidad. Sí, es un fastidio, pero hay que hacerlo. Aprende a establecer una contraseña segura aquí.
  • Mantén tu tecnología actualizada y segura. Lee nuestros tips y aprende a mantener todo al día. Instala y actualiza software de seguridad. Usa software libre siempre que puedas.
  • Haz el balance entre conveniencia y seguridad. ¿De verdad necesitas esa app si no estás completamente segura de que es segura?

Blogs y websites

  • Usa una dirección alternativa para registrar dominios y alojamientos. Cuando registras un nombre, tu información de contacto se hace pública y disponible para que todo mundo la vea. Es un requerimiento de transparencia para varios países. Es recomendable usar un correo corporativo y datos de la empresa en vez de los tuyos personales. Usa un correo exclusivamente para hacer estos registros
  • No publiques tu dirección. En vez de eso, crea un formulario para que se contacten contigo a través de la página.
  • Solicita algún tipo de cuenta para permitir comentarios. También puedes activar el buscador de IPs de los comentaristas.

Denunciando acosadores y enderezando entuertos

  • Bloquea al acosador de inmediato. Algunas personas no toman acción inmediata porque temen precipitarse, pero lo que puede pasar es que los ataques repetidos te paralicen. Registra todo: días, horas, canales, eventos. Si te mueves rápido y bloqueas los intentos del acosador de alcanzarte, puede que pierda interés.
  • Déjale bien claro que no quieres que te contacte. Adviértele que cualquier intento de su parte será reportado a las autoridades. Documenta esa advertencia, hazla una vez y bloquea el acceso.
  • Guarda registro de todos los contactos. Aunque el impulso inicial sea el de borrar todo y tratar de olvidarlo, es indispensable que guardes todos los registros. Haz capturas de pantalla y respalda todo en una memoria externa. Necesitarás copias electrónicas que contengan todos los datos que acompañan las cibercomunicaciones, es el único medio de verificar cada una.
  • Reporta, bloquea o filtra los correos. Puedes filtrar una dirección particular de correo para que vaya a la carpeta de spam o a alguna específica que determines, de ese modo puedes guardarlos como evidencia sin necesidad de leerlos. Aprende cómo activar estos filtros en tu servicio de correo. Gmail tiene un servicio adicional de denuncia si el acosador está usando su servicio.
  • Bloquea los trolls de los chats y de tu blog. Puedes hacer eso buscando las instrucciones de la sala de chat. Si tienes un blog o website y alguien hace constantes comentarios indeseados puedes detenerlo usando un bloqueador de IP. Los proveedores de alojamiento de blogs como WordPress ofrecen éste servicio, o podrías hablar con tu proveedor web.
  • Da de baja las publicaciones abusivas, pero no las borres. Es parte de la evidencia que le darás a la policía o al proveedor de internet cuando hagas la denuncia. Si estás recibiendo llamadas telefónicas amenazantes, grábalas también.
  • Contacta al dueño del IP del acosador. Informa al proveedor de internet del acosador, la mayoría de los proveedores prohíben el uso de sus servicios para usos de acoso o amenazas. Ellos podrían ponerse en contacto con el acosador y cerrarle la cuenta. Guarda registro de éste contacto.
  • Pide a un amigo que te ayude a moderar el contenido abusivo. Busca a alguien de confianza que te permita ahorrarte los disgustos de tener que lidiar con ese contenido.
  • Acude a las autoridades. Cada vez más las mujeres deciden presentar las denuncias de rigor, lo que lleva a cambios en las legislaciones. Si el acoso incluye amenazas de grupos de odio, amenazas de muerte o daño físico acude a la ley de inmediato, cuanto más rápido denuncies más rápido pueden actuar.
  • Busca apoyo emocional. Avisa a tu familia y amigos que estás siendo acosada. Su apoyo es necesario para el período del evento y para enfrentarlo.
  • Si lo requieres, avisa a tu empleador. Si existe la posibilidad de que esta persona se presente en tu trabajo, es necesario que informes a tus empleadores. Es más probable que tu jefe se ponga de tu lado si ya está avisado para cuando el acosador se presente tratando de basurearte, y que te ayude a enfrentar el problema de cara a tu perfil laboral y a proveer evidencia.
  • Minimiza los daños. Si al final investigas y descubres que el acosador publicó información tuya en internet, actúa de inmediato:
    • Solicita a los sitios web que den de baja la información.
    • Contacta a Google para que quite la información.
    • Reconstruye una reputación en línea positiva para “enterrar” la info negativa.
    • Denuncia las violaciones a los motores de búsqueda.
    • Arma un caso legal por difamación.

Material extraído de:

https://www.takebackthetech.net/be-safe/blackmail-strategies

https://www.takebackthetech.net/be-safe/cyberstalking-strategies